Los sermones doctrinales del Pater Zipote




pincha aquí para descargar
                                                                                                                                                                                              

Los sermones históricos del Pater Zipote






                                                                enlace descarga

 






LAS BASES DEFINITIVAS (relato-collage)

Me llamo Silvestre, Silvestre Molero Pisabarro, de
Altobar de la Encomienda, provincia de León, aunque
todos me llaman Silve “el mudo”. Tengo 58 años. Mi
memoria ya no es lo que era...
Al calor de la lumbre, una vez recogido el rebaño
de merinas, las “condesas” del Conde de la Oliva,
pastores, zagales, caballerías, mastines y careas
descansando, escribo presurosa, casi compulsivamente
estas líneas.
Al fondo, en la penumbra del ocaso, aún se divisan
las dos torres del Palacio de Doña Catalina, rematadas
por tejadillos, pináculos y una especie de garitas.
Rodeado por la dehesa del mismo nombre, o “las tierras
del Conde” como también se la conoce, está ubicada al
norte de Trujillo. Los pastos de invernada.
Al calor de la lumbre, en el silencio de la dehesa
rememoro los acontecimientos de los últimos años, que
han supuesto un vuelco total en mi vida.
Acontecimientos larvados durante años y ahora
desencadenados al fin por el proceso de concentración
parcelaria efectuado en el pueblo, detonante de los
hechos que me propongo relatar y que supuso para los
vecinos un estado de enfrentamiento solo superado por
los sucesos de la Guerra Civil de 1936.

Pueblo mío que estás en la colina 
tendido como un viejo que se muere 
la pena y el abandono 
son tu triste compañía 
pueblo mío te dejo sin alegría 
Qué será, qué será, qué será 
Qué será, de mi vida, qué será 
si sé mucho o no sé nada 
ya mañana se verá (1)

Silvestre Molero Pisabarro. 
Dehesa de Doña Catalina. 
Trujillo (Cáceres), invierno de 1976. 

(1) José Feliciano. Qué será. Álbum En mi soledad / No llores más. 1971 

 

pincha aquí para descargar el relato